Historia del río

Recorrido del tren Txikito

El descenso del río Bidasoa en piragua desde Endarlaza a Irun rememora parte del recorrido que realizaba por la orilla un antiguo tren, conocido como Tren Txikito:

En marzo de 1872 el Ayuntamiento de Irun da los primeros pasos para la construcción del ferrocarril Irun-Endarlaza, con objeto de cubrir las necesidades de transporte de mineral de los montes cercanos.

En 1890 se inaugura el tramo de ferrocarril para mercancías Irun-Endarlaza. Posteriormente, la necesidad de unir Gipuzkoa con Navarra llevaría a realizar una segunda ampliación hasta Elizondo. El 28 de mayo de 1916 se inaugura oficialmente el tramo Irun-Elizondo, combinándose vagones de mercancías y de pasajeros.

 

En 20 de julio de 1936 se interrumpe el tráfico debido a la Guerra Civil, volviéndose a reanudar el servicio en 1938 para utilizarse como tren blindado.

 

El 15 de octubre de 1953 una impresionante tromba de agua provoca una gran riada que afecta seriamente a la estructura de la línea de ferrocarril, obligando a detener el tráfico durante 5 días.

 

Para esas fechas el Tren Txikito ya estaba tocado debido a pérdidas económicas. El tren no cumplió en ningún momento sus objetivos potenciales, ni en toneladas de carga a transportar ni en número de usuarios, por lo que sus balances económicos nunca fueron satisfactorios. Además, el transporte por carretera cobraba fuerza, con autobuses de línea y camiones de gran tonelaje, algo con lo que el Tren Txikito no podía competir.

 

 

 

En 1956 La Compañía de los Ferrocarriles del Bidasoa solicitó al Ministerio de Obras Públicas la renuncia de la concesión. Tras cuarenta años de servicio, el 31 de diciembre de ese mismo año el Ferrocarril del Bidasoa realizó su último viaje.

 

Actualmente, parte del trayecto que cubría el Tren Txikito se ha transformado en una vía verde a través de la cual peatones y ciclistas pueden disfrutar de este singular entorno.