El deporte nuestro motor, el agua nuestro estilo de vida 

La estación de San Miguel rejuvenece

Noticia publicada en Diario Vasco,el sábado día 17 de Noviembre de 2018.


La estación de San Miguel rejuvenece

Renovado. Tras muchos malos años, la antigua estación, situada en un enclave de gran belleza, vuelve a lucir buen aspecto. / F. DE LA HERA
Renovado. Tras muchos malos años, la antigua estación, situada en un enclave de gran belleza, vuelve a lucir buen aspecto. / F. DE LA HERA

Está previsto realizar aún algunas mejoras más para posibilitar que el edificio pueda utilizarse como un equipamiento ligado al río y al piragüismo

IÑIGO MORONDO IRUN.Sábado, 17 noviembre 2018, 09:37
0

El Ferrocarril del Bidasoa funcionó durante la primera mitad del siglo XX. En su momento álgido, unía las localidades adosadas al río que le dio nombre, desde Irun hasta Elizondo. A lo largo de aquel recorrido de 51 kilómetros llegó a haber hasta treinta estaciones y apeaderos y la más antigua edificación que se conserva es la de San Miguel.

Esta estación, ubicada al borde del río Bidasoa a poco más de cuatro kilómetros de Behobia, entre Lastaola y Endarlatsa, fue una de las primeras de la línea y tenía un fin directamente relacionado con el transporte de los minerales que se extraían de minas situadas en ese entorno.

 

Hace ya muchos años que en el tramo de río anexo a la antigua estación instaló Santiagotarrak las puertas para una zona de entrenamiento y competición de piragüismo y aguas bravas. El edificio se encontraba en malísimas condiciones de conservación, pero no eran pocos los piragüistas, locales o visitantes, que, en determinadas circunstancias, preferían ese destartalado cobijo antes que la intemperie. Pero un edificio enfermo nunca mejora por sí sólo y el deterioro llevó al Ayuntamiento de Irun a precintarlo y a prohibir la entrada para evitar riesgos.

Este edificio, el más antiguo del ferrocarril del Bidasoa que se conserva, estuvo precintado por seguridad

En paralelo, se inició un proceso con el objetivo de recuperar el inmueble. «La intención, así lo hemos hablado con Santiagotarrak, es que en el futuro pueda servir para usos relacionados con el río y el piragüismo», afirma el alcalde, José Antonio Santano.

Fachada y estructura

Con ese deseo se redactó un proyecto de rehabilitación que contemplaba varias actuaciones de distinto tipo. La primera, por mera cuestión de seguridad, requería afianzar la estructura constructiva y reparar y mejorar la cubierta del edificio así como las soleras interiores, a lo que siguió una rápida intervención en las fachadas que está ya finalizando y que ha dotado a la antigua estación de un aspecto que había quedado en el olvido.

«No hemos acabado aún», asegura Santano. «Vamos a ver qué otras actuaciones va a requerir que el edificio se pueda usar con unas garantías totales y a realizar todo aquello que sea necesario para que Santiagotarrak lo pueda aprovechar». Hay, por tanto, un objetivo práctico en este proceso, aunque la operación tiene también un aspecto patrimonial que no se debe obviar. Antiguas líneas ferroviarias como ésta del Tren Txikito se han convertido estos últimos años en vías verdes para su aprovechamiento turístico peatonal y ciclista. En muchos casos, esa transformación ha ayudado a recuperar edificios y otros elementos patrimoniales ligados al ferrocarril. En este caso, la rehabilitación no ha llegado en bicicleta sino en piragua.